¿Por qué no debes consumir azúcar si tienes artritis?

Consumir alimentos saludables es esencial para todos. Si tiene artritis, consumir los nutrientes adecuados puede afectar la salud de manera positiva y ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad. El sobrepeso aumenta la inflamación. Además, por cada kilogramo de exceso de peso se ejerce una presión de cuatro kilos adicionales en las articulaciones. Una dieta saludable le servirá para adelgazar y conservar la salud de huesos, articulaciones y tejidos.

En la artritis reumatoide AR, el sistema inmunológico ataca los tejidos propios del cuerpo, en especial la membrana sinovial (membrana delgada que recubre las articulaciones). Esto genera inflamación articular, dolor y posible daño en la articulación.


Es fundamental que cualquier persona limite su consumo de azúcares añadidos pase lo que pase, pero es más importante que lo hagas si padeces artritis. Los azúcares añadidos se encuentran en los dulces, los refrescos, los helados y en muchos otros alimentos.

Para que te des una idea, un estudio publicado en la revista Arthritis Care & Research, el cual evaluó a 217 personas con artritis reumatoide (AR), descubrió que, de entre 20 alimentos, los refrescos y postres endulzados con azúcar fueron los que empeoraron los síntomas de la artritis reumatoide (AR).


Sumado a lo anterior, las bebidas azucaradas como los refrescos pueden aumentar significativamente el riesgo de desarrollar artritis.

Por ejemplo, otro estudio publicado en la revista Nutrition & Diabetes que analizó a 1,209 adultos de entre 20 y 30 años, encontró que aquellos que bebían bebidas endulzadas con fructosa 5 veces por semana o más tenían 3 veces más probabilidades de padecer artritis, en comparación con aquellos que consumían pocas o ninguna bebida endulzada con fructosa.

Además, un gran estudio en casi 200,000 mujeres publicado en la revista The American Journal of Clinical Nutrition descubrió una asociación entre una ingesta regular de refrescos endulzados con azúcar con un mayor riesgo de AR.


Un buen sustituto de azúcar podría ser la Miel

Secreción de las abejas que lo forman a partir del néctar de las flores. La miel contiene aproximadamente 21 calorías por cucharadita.

Ventaja: La miel es más dulce que el azúcar, así que usará menos. También es una fuente natural de antioxidantes. Cambiar el azúcar por la miel puede evitar que aumenten los niveles de colesterol LDL, según un estudio del Journal of Medicinal Food del 2009.

Desventaja: no debe darle a los infantes menores de un año puesto que su sistema inmunológico no es lo suficientemente fuerte para defenderse de los contaminantes potenciales de este producto natural pudiera contener.


Qué comer:

Una dieta mediterránea, que está basada en alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, nueces, semillas y frijoles), aceite de oliva y pescado. Este último contiene ácidos grasos omega 3 que reducen la inflamación sistémica (de todo el cuerpo). Dos de ellos se denominan EPA y DHA (por sus siglas en inglés). Si prefiere omitir o no le gusta el pescado, obténgalos de fuentes tales como frijol de soya (tofu), nueces, linaza, aceitunas y sus respectivos aceites. Si toma suplementos de aceite de pescado, la dosis recomendada de ácidos grasos esenciales es 3.8 gramos/día de EPA y 2 gramos/día de DHA. Las investigaciones demuestran que algunos aceites vegetales como los de borraja y de prímula de primavera también podrían aliviar los síntomas de la AR. Consulte con su doctor antes de añadir suplementos con aceites en la dieta.


Qué evitar:

Las grasas saturadas (de fuentes animales, como mantequilla, manteca y carnes) y las grasas trans (abundantes en algunas comidas rápidas, productos procesados y alimentos chatarra). Ambas aumentan el colesterol en sangre y la producción de proteína C reactiva, que es un indicador de inflamación. El azúcar también aumenta la inflamación.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo